Seleccionar página
Cómo se ve en los siguientes años la carrera de Derecho
julio 13, 2020

Si bien a raíz de la pandemia por el Covid-19 se escucha más de la necesidad de adaptar el Derecho a nuevas tecnologías, esto no es tema tan reciente, la pandemia solo ha hecho eco de una tendencia que la academia ha venido discutiendo por alrededor de 20 años. 

Para entrar en contexto, debemos entender que el advenimiento de la tecnología como parte integrante en el Derecho va de la mano de un concepto clave: multidisciplinariedad. Cabe mencionar que el estudio tradicional del Derecho ha sido contrario, o al menos, restrictivo a la innovación y multidisciplinariedad. En un estudio realizado por Mari Sako, profesora de la universidad de Oxford, determinó que los profesionales del Derecho que trabajan en equipos multidisciplinarios usan en mayor porcentaje Inteligencia Artificial. 

Sako, Mari (2020), AI-Enabled Models for the Delivery of Law. Bucerius Legal Tech Essentials. Bucerius Law School, Hamburgo.

La razón por la cual los equipos multidisciplinarios recurren a la inteligencia artificial es porque entienden los beneficios de trabajar con tecnología. Una formación multidisciplinaria transforma el rol del abogado de un agente no involucrado en los fines materiales de su cliente, a un abogado que suma valor al asunto del cliente, desde soluciones prácticas, reales y ágiles. 

 En el mismo estudio referido, a través de encuestas se llegaron a los siguientes resultados:

 Sako, Mari (2020), AI-Enabled Models for the Delivery of Law. Bucerius Legal Tech Essentials. Bucerius Law School, Hamburgo.

El cuadro estadístico refleja la tendencia de crecimiento que los emprendimientos en tecnología legal tienen en razón a los equipos de trabajo por los cuales están compuestos. Como se puede apreciar, aquellos que están compuestos por personas que solo tienen destrezas en el ámbito jurídico, tienen la probabilidad de crecer menos que aquellos con destrezas en programación, o en un marco más general, en ciencia computacional.

Esto demuestra no solo una tendencia en el mercado legal, sino también una apremiante necesidad por rediseñar la educación jurídica tradicional. Actualmente, las mejores universidades en Derecho -Standford, Yale, Harvard, Bucerius, Oxford, por nombrar pocas- están haciendo grandes esfuerzos por incluir esta nueva tendencia en la educación jurídica, la universidad de Oxford es la primera en Reino Unido en abrir un LLM en Legal Tech.  

Hoy, se puede hablar de legal engineers, expertos en análisis de datos jurídicos y diseñadores legales –por mencionar poco-. El verdadero reto no es solo acoplar la tecnología al Derecho, sino ser profesionales que sepan pensar en soluciones con big data, blockchain, data analytics y demás tecnologías que están cambiando el mundo. 

Ante esta realidad, cabe preguntarse: ¿cómo será el estudio del Derecho en futuro próximo? Es preciso decir que diferente: desde sus principios, hasta su metodología. Como en otras carreras, el Derecho será multidisciplinario, abrazará la innovación y tecnología y tendrá un enfoque centrado más en resultados materiales desapegado de esa entelequia que muchas veces las normas encierran a los estudiantes.

Por José Luis Toledo