Seleccionar página
La tecnología e innovación en el Derecho ante la crisis del Covid-19
mayo 20, 2020

Estas últimas semanas se ha discutido la posibilidad de las audiencias en línea, más allá de que el COGEP haya previsto esta posibilidad tiempo antes de la actual crisis, solo ahora los abogados y abogadas se han pronunciado seriamente al respecto. Sin embargo, el análisis sigue siendo desde una perspectiva excesivamente legalista, formal y limitada.

Cuando hablamos de tecnología legal no solo nos referimos a audiencias en línea, hablamos de procesos de digitalización, de eliminar esfuerzos humanos repetitivos sin valor agregado, de sustituir procesos burocráticos por procesos eficientes y sofisticados. También hablamos de adquirir nuevas destrezas como: análisis de datos, manejo de herramientas de software, reestructuración de formas de trabajo. Definitivamente, se trata de romper moldes, cuestionar dogmas y añorar un cambio integral y estructural. 

La siguiente gráfica explica cómo ha ido creciendo el uso de internet por persona desde el 2005 al 2019.

Es importante señalar estas estadísticas porque en palabras de Mark Adams, condecorado como “Star of Tech City” por la revista The Guardian, y reconocido como una de las personas más influyentes de Silicon Valley, asegura que el primer paso para transformar una profesión y entender qué es innovar y desde dónde partir, es una sola palabra: internet.

Es lógico cuestionarse que, pese a que el internet está en manos de casi todas las personas, y que tiende a ser cada vez más accesible, existen barreras; y más aún cuando hablamos de los derechos humanos y el acceso a la justicia. No obstante, a continuación, una lista de startups y otras organizaciones que a través de la tecnología (primordialmente internet) no solo han eliminado esas barreras, sino que han mejorado el acceso a la justicia:

  • Lexoo: es un equipo de abogados que solían trabajar en grandes firmas, usando las redes de conexión y el manejo de datos, han formado una comunidad que brinda a los empresarios una asistencia legal eficiente, que reduce costos y procesos innecesarios y que entiende el modelo de negocios de sus clientes así como sus necesidades legales.
  • Reclamadores: plataforma digital española que elimina el extenso proceso de reuniones, excesivos emails y demás. A través del uso de tecnologías han logrado sistematizar reclamos de deudas en las cuales las personas cargan sus documentos a una nube y sus casos son atendidos por abogados que llevarán a cabo el reclamo judicial y solo se cobrará si se ha ganado el caso.
  • Ganie AI: software que permite a los profesionales del Derecho a través del machine learning modelar y escribir cláusulas específicas en los contratos que pueden mejorar su ejecución maximizando los beneficios. Lo que para un equipo de abogados tomaría varias reuniones y discusiones de las cláusulas, lo podría hacer un solo abogado en corto tiempo con la ayuda de este software.
  • The Law Society: organización que sirve para capacitar y servir de plataforma para presionar reformas legales. Impulsaron una reforma legislativa para la adopción de tribunales en línea en todo el Reino Unido para reclamos de deudas que hoy funcionan con éxito.
  • Thomson Reuters: a través del uso del big data, han creado una sistematización de procesos financieros para ayudar a las empresas a manejar su negocio de la mejor manera posible dentro del marco legal nacional.

La lista podría seguir, esto evidencia que la tecnología es un aliado y puede beneficiar a los abogados y contribuir a eliminar esa brecha de acceso a la justicia que muchos experimentan.

Los abogados y abogadas deben conocer tanto de tecnología e innovación como de la ley para impulsar estos cambios, para brindar mejores servicios legales y para no dar paso a procesos burocráticos que a veces esconden corrupción. La práctica del Derecho es nacional, pero la tecnología legal es global. En tiempos de crisis, es un imperativo ético informarse de cómo impulsar cambios que permitan tener un mejor sistema de justicia, de las crisis nacen grandes ideas para sobreponerse.

En un mundo donde toda esta tecnología está acercando a las personas a sus derechos, es irresponsable sostener que no podemos encaminarnos a una transición de audiencias en línea. En lugar de enlistar problemas, que se propongan soluciones desde una perspectiva informada de la tecnología legal; no, desde conceptos clásicos que fueron pensados para un mundo sin tecnología cercana a la que hoy existe. Se debe exigir que el Consejo de la Judicatura examine ejemplos como los antes descritos y no improvise la digitalización de la justicia, los profesionales en Derecho deben oponerse a la ineficacia del Estado para administrar justicia, no a la tecnología que es la herramienta adecuada para mejorarla.

En 1995 Richard Susskind predijo que los abogados y abogadas se comunicarían con sus clientes en un futuro no muy lejano a través de emails, para ese tiempo, era una locura, ahora es algo obvio. Hoy nos dice que los tribunales en línea serán ampliamente usados en pocos años, ¿volveremos a decir que es una locura?

Bibliografía:

  • Plumer, B., Klein, E., Roberts, D., Matthews, D., Yglesias, M., & Lee, T. (2020). Technology is changing how we live, but it needs to change how we work | The new new economy. Retrieved 17 May 2020, from https://www.vox.com/a/new-economy-future/technology-productivity
  • Hecht, J. (2020). How Technology Is Driving Change In Almost Every Major Industry. Retrieved 17 May 2020, from https://www.forbes.com/sites/jaredhecht/2018/11/30/how-technology-is-driving-change-in-almost-every-major-industry/#53c1aabf2f6f
  • Cohen, M. (2020). Forbes: Legal Innovation Is happening. Retrieved 17 May 2020, from https://legal-tech-blog.de/forbes-legal-innovation-is-happening
  • Adams, M. Mark Adams on Innovation as Inspiration. Lecture, England.