Seleccionar página
Análisis al impacto de la tecnología en la vida del ser humano
agosto 27, 2019

Aristóteles en su libro de Ética Nicomáquea diserta acerca de lo que destruye a la relación del hombre con sus fines. Al respecto, dice que no es el fin en sí mismo, sino los medios que emplean los hombres para conseguirlo. El símil con la sociedad actual y la manera en las que se construyen las relaciones interpersonales a través de la tecnología, está vigente. Diego Levis, explica que la tecnología ha evolucionado respondiendo a una urgencia histórica de las personas por modificar, agilizar y facilitar situaciones. Es por eso que la tecnología no solo se define como un fenómeno que cambia constantemente, sino, como lo detallan Guillermo Sunkel y Daniela Trucco en su libro para la CEPAL, la tecnología es un factor determinante en las vidas de las personas, siendo esta no solo necesaria, sino un derecho que necesita ser adaptado por todos los Estados y garantizarlo.

En un estudio hecho en conjunto con la Universitas Pelita Bangsa y President University, se planteó la pregunta de si la tecnología, como la conocemos hoy, puede convertirse en un medio delusorio de la realidad o si puede más bien convertirse en el medio que sirva al status quo y al poder. Oportuno es recalcar que, en definitiva, sea el fin para el cual se pueda usar la tecnología, esta es producto de las necesidades del hombre y por tanto un medio para satisfacer las mismas. Entonces, ¿la tecnología se puede convertir en un vector de consecución de tranquilidad (paz) y al mismo tiempo en una fuente de división y conflicto (arma)?

La humanidad ha presenciado a la tecnología unir comunidades para exigir derechos, ha globalizado la necesidad de reducir la contaminación en el planeta, ha cultivado redes gratuitas de información, ha reinventado las maneras de interactuar y de hacer negocios, también ha reemplazado plazas de trabajo y sistematizado procesos ineficientes en tan solo segundos, el ser humano llegó a la luna y desarrolló curas para enfermedades mortales con tecnología.

En contraste, también se han creado redes clandestinas de ventas, de manipulación, nuevas formas de delinquir, armas nucleares, exposición de la vida privada, dependencia a la misma, expiación, injerencia en la toma de decisiones de las personas, exposición en masa a niños, niñas y adolescentes a contenidos con poca censura o ausente de ella; y, por supuesto, se ha convertido en un problema que a partir de los años 2000s, es extremadamente difícil de y regular por parte de los Estados.

Hoy, las personas no pensamos igual que hace 100 años cuando la vida era más estática y la innovación era de naturaleza más dócil o pasiva , de una manera tan lenta que adaptarse a los cambios era una adopción imperceptible. Pero ahora nuestras vidas son más rápidas, los teléfonos móviles nos recuerdan cuando despertar, cuando tomar nuestro medicamento, cuentan nuestros pasos, estamos rodeados. ¿Mantenemos permanente relación con nuestra familia y amigos a través de redes que conocen nuestra vida o mantenemos relaciones con nuestras redes? La tecnología determina nuestra rutina, incluso balancean nuestra nutrición. Ella ha ido escalando cada vez más rápido y de una manera cada vez más invasora. 

Teniendo en cuenta lo precedente, es claro que la tecnología es un medio como ningún otro, que al presentarse tan valioso (brillante) puede encerrarnos en una burbuja. Umberto Eco advirtió sobre la ambivalencia de la tecnología, y pienso que, el primer paso es aceptar el valor que tiene, y las diversas formas en la que puede ser usada. Mirar qué se ha hecho bien y qué no, usarla con conciencia real, informada y cautelosa. Y luego decidir caso por caso, retomando el rol de árbitros de nuestra existencia.